<link href="https://fonts.googleapis.com/css?family=Roboto:400,400italic,300,300italic,700,700italic" rel="stylesheet" type="text/css"/>
23
Mar, Abr
Nuevo Articulo

FAMILIA PEREA

Tipografía
  • Mas pequeño Pequeño Medio Grande Super Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

 ESCUDO Nº1

ESCUDO Nº2

 

 ESCUDO Nº3

 

Descripción.

Localización: Apuntes para la Historia de Mula

Cronología: 1903.

Escudo Nº1 en Papel

Escudo Nº2 en Piedra- Escudo en estudio,de Caracter matrimonial- 1º Cuartel  Apellido Artero   3º Cuartel Apellido Perea 

Escudo Nº3  en Piedra  en  2º Cuartel también encontramos el apellido Perea de este escudo se ha hablado AQUI MAS INFO

Identificación.

FAMILIA PEREA

 

Armas en Mula

En campo de oro, cinco panelas, de sinople, puestas en sotuer; bordura de gules, con ocho coronas, de oro.

El apellido de Mula coge las primitivas armas, de la casa solar de Beotegi, Ayuntamiento de Ayala, Amurrio (Álava) Así las usó, según describen algunos heraldistas, don Rodrigo de Perea, Adelantado Mayor de Cazorla, que murió peleando contra los moros.

 

Observaciones en Mula.

 

Traen su origen y descendencia de Ortun Sanz de Salcedo, sexto señor de la casa de Ayala, y de su hijo López Sánchez de Perea; el primero que vino á la villa de Mula fué Juan Sánchez de Perea, á la conquista de ella, y quedó por uno de los ochenta caballeros hijosdalgo que dejo D. Alonso por pobladores.

La casas de los Perea son las que figuran en la relación de casas nobles de Mula a lo largo del siglo XVIII con los números 39 (Blasonada hasta 1850), 63, 82, 85.

Según algunos genealogistas, algunos miembros de este linaje se marcharon a Castilla para apoyar a los reyes en la Reconquista como Fortún Sanz de Salcedo, que estuvo en la conquista de Baeza o Juan Sánchez de Perea, que acompañó al infante Don Alfonso en la conquista de Mula, quedándose, como premio por su valerosa conducta, entre los ochenta fundadores de la villa.

Existe constancia de esta familia en nuestra ciudad desde los primeros padrones conservados, figurando en el de 1407 Fernán y Rodrigo Perea (quien, con el tiempo, llegaría a Adelantado de Cazorla). Este Fernán Perea fue el padre de Juan Sánchez de Perea, que ya figura como hidalgo en el padrón de 1438. A partir de esta fecha Sánchez Maurandi, en sus “Familias de Mula” establece la genealogía de la familia hasta comienzos del siglo XX.

Dos personas destacamos de este apellido: Juan Antonio Perea Martínez y Martín Perea Romero. Juan Antonio nació en Mula en 1874, estudió Derecho en Madrid y en 1899 ya es nombrado diputado provincial. Tras una carrera política que le hizo estar en distintos puestos en diferentes lugares de España, en 1921 es nombrado director general de Obras Públicas. Este puesto le permitió beneficiar a nuestra región pues bajo su mandato se arreglaron y trazaron nuevas carreteras y, sobre todo, la construcción del pantano de la Cierva y el ferrocarril que unía Murcia con Caravaca. Murió en 1937.

El poeta Martín Perea Romero nació en Mula en 1899. Desde su infancia mostró ya inquietudes literarias que le llevaron a la publicación de su primer libro “Mujeres” en 1919. Hombre de izquierdas, se negó a ser candidato para las Cortes Constituyentes durante la Segunda República. Terminada la Guerra Civil marchó al exilio a Francia y de allí a Venezuela donde fundó, en 1954, la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional, siendo su director hasta su jubilación en 1970. En 1981 vino de nuevo a Mula, pero regresó a Venezuela, muriendo en Caracas en 1989. Su obra es extensa, destacando “La musa de los pies descalzos” (1933); “Versos de la guerra y del destierro” (1936-1947), “Discrepancias de un sentimental” (1983) o “Luna de caminantes” que recoge su poesía completa. Murió en Caracas en 1989

 

Historia del apellido.

 

Linaje originario de Beotegui, en el ayuntamiento de Ayala, partido judicial de Amurrio (Álava), con casa en Llodio (Álava) y ramas en Astobiza (Concejo de Lezama, Álava), Basauri y San Vicente de Basualdo (en Vizcaya).

Una rama de Basauri se avecindó en Cantalapiedra (Salamanca), y otra de Basualdo pasó al valle de Somorrostro (Vizcaya).

Según Argote de Molina, el progenitor de este linaje fue un hijo de Fortún u Ortún Sanz de Salcedo (o Sánchez de Salcedo), quinto Señor de Salcedo y séptimo de Ayala, poderosas y nobilísimas casas del Señorío de Vizcaya.  

Pero como discrepan algunos prestigiosos historiadores y genealogistas al indicar los hijos que tuvo Fortún, es necesario que dediquemos algunas líneas a los antecedentes históricos que han servido de base para fijar el origen del apellido Perea.

Dicho Fortún u Ortún Sanz de Salcedo, quinto Señor de Salcedo y séptimo de Ayala, se halló con don Lope Díaz de Haro, Señor de Vizcaya, en la conquista de la ciudad de Baeza, día de San Andrés del año 1227. Casó con doña. María Sanz de Mendoza, Señora de la villa de Quintanilla de San García, del partido judicial de Briviesca en la provincia de Burgos, hermana de don Pelayo Hurtado de Mendoza. Esa dama tuvo de su matrimonio con don Fortún un solo hijo, del que dio a luz en el citado pueblo de Quintanilla, muriendo a consecuencia del parto. El niño se salvó y fue llamado don San García, como su abuelo paterno don San García de Salcedo, Ricohombre de Castilla, y Señor de la casa de Ayala.

Así lo refiere Argote de Molina, y añade: "Don Ortún Sanz de Salcedo, su marido, nunca se quiso más casar. Y tuvo hijos principales en mujeres de linaje".

Pudiéramos interpretar que la firme decisión de don Fortún, de no volver a contraer matrimonio, había sido a consecuencia del dolor que le produjo la prematura muerte de su esposa, merecedora, por lo mucho que le había amado, de que ninguna otra mujer legítima le sustituyese en su hogar. Pero Lope García de Salazar, en sus "Bienandanzas y Fortunas", destruye esa piadosa interpretación con lo que constituye el reverso de tal medalla, puesto que no fue la prematura muerte de la amante esposa lo que truncó el matrimonio, sino su infidelidad y traición, llevadas hasta el punto del más profundo desengaño, y doloroso escarmiento para el esposo. He aquí lo que, refiriéndose a ese matrimonio, escribió Lope García de Salazar, enjuiciando cruda y descarnadamente la censurable conducta de doña. María Sanz de Mendoza: "En seyendo el en Corte, e fincado ella preñada, metiole el diablo en las orejas la fama de un caballero Portugues que vino a Castilla a faser armas, que era mucho lozano e hermoso, el fasedor de todas cosas. E tornando todo su arreo, fuese a lo buscar dé siendo que iba buscar a su marido. E llegada en Quintanilla parió un fijo en Quintanilla de San García, e mandolo tornar a la tierra de Ayala, e que le llamasen Sancho García, como a su abuelo, e por esto llamaron aquel lugar de Santgarcáa. E fuese aquella mala mujer a buscar a aquel caballero. E como la el viese tan lozansa y fermosa, fuese con ella a Portugal, ca en su tiempo no había en el Reino otra más opuesta. E D. Furtado Sánchez nunca quiso más casar, e tomo mancebas de linaje e fizo fijos bastardos".

Queda, pues, bien sentado con los testimonios de Lope García de Salazar y de Gonzalo Argote de Molina, que el quinto Señor de Salcedo y séptimo de Ayala no contrajo nuevas nupcias; que su único hijo y sucesor legítimo fue don San García, heredero de la casa de Ayala y octavo Señor de ella, y que tuvo, en cambio, varios hijos naturales en mujeres de linaje. Estos hijos fueron los siguientes, sin que podamos afirmar que nacieran por el orden con que los enunciamos: (I) Sancho Ortiz Marroquín de Montehermoso, sexto Señor de Salcedo. (II) Fortún Ortiz Calderón de Nograro, Señor del castillo de Nograro en Valdegovia, Ricohombre de Castilla, heredado en Sevilla por el Rey don Alfonso X "el Sabio", en 1253. (III) Lope Sánchez de Gordejuela, gemelo del anterior, según la "Crónica de las Siete Casas de Vizcaya y de Castilla", Señor del solar de Gordejuela. (IV) Pedro Ospina de Mariaca, llamado también Fortún, Señor de la casa de Mariaca, y (V) Juan o Rodrigo Ortiz de Zárate, Señor del solar de Zárate.

Ésta es la relación de los hijos naturales de don Fortún Sanz de Salcedo, quinto Señor de Salcedo y séptimo de Ayala, que encontramos más repetida, y en la que, como se ve, no figura el hijo de dicho caballero considerando como el fundador del linaje Perea. Pero Lope García de Salazar, en sus "Bienandanzas e Fortunas", añade a esos hijos de don Fortun "una fija que casó con D. Galindo de Retuerto e otros fijos e fijas". Siendo Argote de Molina el que nos descubre, en su "Nobleza de Andalucía", que el quinto Señor de Salcedo y séptimo de Ayala "tuvo así mismo otro hijo que fue Lope Sánchez de Perea, de quien vienen los linajes de Perea". No se detienen otros autores en la combinación de ese dato. Algunos lo recogen y dicen que el citado Lope fue Señor de Perea, pero sin aportar más noticia sobre ese señorío.

Caballeros de este linaje efectuaron pruebas de hidalguía en Bilbao (dos en 1654, sellados en pública forma), ante la Real Chancillería de Valladolid (1774, dos en 1784, y en 1799).

Litigaron su nobleza para ingresar como caballeros en los Órdenes de Santiago, en 1688, 1717, 1742 y 1755, de Calatrava en 1678, y en la de San Juan de Jerusalén en 1579.

 

Otra Fuente:

Linaje originario de Beotegui, en el ayuntamiento de Ayala, partido judicial de Amurrio (Álava), con casa en Llodio (Álava) y ramas en Astobiza (Concejo de Lezama, Álava), Basauri y San Vicente de Basualdo (en Vizcaya).

Una rama de Basauri se avecindó en Cantalapiedra (Salamanca), y otra de Basualdo pasó al valle de Somorrostro (Vizcaya).

Según Argote de Molina, el progenitor de este linaje fue un hijo de Fortún u Ortún Sanz de Salcedo (o Sánchez de Salcedo), quinto Señor de Salcedo y séptimo de Ayala, poderosas y nobilísimas casas del Señorío de Vizcaya.  

Pero como discrepan algunos prestigiosos historiadores y genealogistas al indicar los hijos que tuvo Fortún, es necesario que dediquemos algunas líneas a los antecedentes históricos que han servido de base para fijar el origen del apellido Perea.

Dicho Fortún u Ortún Sanz de Salcedo, quinto Señor de Salcedo y séptimo de Ayala, se halló con don Lope Díaz de Haro, Señor de Vizcaya, en la conquista de la ciudad de Baeza, día de San Andrés del año 1227. Casó con doña María Sanz de Mendoza, Señora de la villa de Quintanilla de San García, del partido judicial de Briviesca en la provincia de Burgos, hermana de don Pelayo Hurtado de Mendoza. Esa dama tuvo de su matrimonio con don Fortún un solo hijo, del que dio a luz en el citado pueblo de Quintanilla, muriendo a consecuencia del parto. El niño se salvó y fue llamado don San García, como su abuelo paterno don San García de Salcedo, Ricohombre de Castilla, y Señor de la casa de Ayala.

Así lo refiere Argote de Molina, y añade: "Don Ortún Sanz de Salcedo, su marido, nunca se quiso más casar. Y tuvo hijos principales en mujeres de linaje".

Pudiéramos interpretar que la firme decisión de don Fortún, de no volver a contraer matrimonio, había sido a consecuencia del dolor que le produjo la prematura muerte de su esposa, merecedora, por lo mucho que le había amado, de que ninguna otra mujer legítima le sustituyese en su hogar. Pero Lope García de Salazar, en sus "Bienandanzas y Fortunas", destruye esa piadosa interpretación con lo que constituye el reverso de tal medalla, puesto que no fue la prematura muerte de la amante esposa lo que truncó el matrimonio, sino su infidelidad y traición, llevadas hasta el punto del más profundo desengaño, y doloroso escarmiento para el esposo. He aquí lo que, refiriéndose a ese matrimonio, escribió Lope García de Salazar, enjuiciando cruda y descarnadamente la censurable conducta de doña. María Sanz de Mendoza: "En seyendo el en Corte, e fincado ella preñada, metiole el diablo en las orejas la fama de un caballero Portugues que vino a Castilla a faser armas, que era mucho lozano e hermoso, el fasedor de todas cosas. E tornando todo su arreo, fuese a lo buscar desiendo que iba buscar a su marido. E llegada en Quintanilla parió un fijo en Quintanilla de San García, e mandolo tornar a la tierra de Ayala, e que le llamasen Sancho García, como a su abuelo, e por esto llamaron aquel lugar de Santgarcáa. E fuese aquella mala mujer a buscar a aquel caballero. E como la el viese tan lozansa y fermosa, fuese con ella a Portugal, ca en su tiempo no habia en el Reyno otra más opuesta. E D. Furtado Sánchez nunca quiso más casar, e tomo mancebas de linaje e fizo fijos bastardos".

Queda, pues, bien sentado con los testimonios de Lope García de Salazar y de Gonzalo Argote de Molina, que el quinto Señor de Salcedo y séptimo de Ayala no contrajo nuevas nupcias; que su único hijo y sucesor legítimo fue don San García, heredero de la casa de Ayala y octavo Señor de ella, y que tuvo, en cambio, varios hijos naturales en mujeres de linaje. Estos hijos fueron los siguientes, sin que podamos afirmar que nacieran por el orden con que los enunciamos: (I) Sancho Ortiz Marroquín de Montehermoso, sexto Señor de Salcedo. (II) Fortún Ortiz Calderón de Nograro, Señor del castillo de Nograro en Valdegovia, Ricohombre de Castilla, heredado en Sevilla por el Rey don Alfonso X "el Sabio", en 1253.   (III) Lope Sánchez de Gordejuela, gemelo del anterior, según la "Crónica de las Siete Casas de Vizcaya y de Castilla", Señor del solar de Gordejuela. (IV) Pedro Ospina de Mariaca, llamado también Fortún, Señor de la casa de Mariaca, y (V) Juan o Rodrigo Ortiz de Zárate, Señor del solar de Zárate.

Ésta es la relación de los hijos naturales de don Fortún Sanz de Salcedo, quinto Señor de Salcedo y séptimo de Ayala, que encontramos más repetida, y en la que, como se ve, no figura el hijo de dicho caballero considerando como el fundador del linaje Perea. Pero Lope García de Salazar, en sus "Bienandanzas e Fortunas", añade a esos hijos de don Fortun "una fija que casó con D. Galindo de Retuerto e otros fijos e fijas". Siendo Argote de Molina el que nos descubre, en su "Nobleza de Andalucía", que el quinto Señor de Salcedo y séptimo de Ayala "tuvo así mismo otro hijo que fue Lope Sánchez de Perea, de quien vienen los linajes de Perea". No se detienen otros autores en la combinación de ese dato. Algunos lo recogen y dicen que el citado Lope fue Señor de Perea, pero sin aportar más noticia sobre ese señorío.

Caballeros de este linaje efectuaron pruebas de hidalguía en Bilbao (dos en 1654, sellados en pública forma), ante la Real Chancillería de Valladolid (1774, dos en 1784, y en 1799).

Litigaron su nobleza para ingresar como caballeros

Linaje originario de Beotegui, en el ayuntamiento de Ayala, partido judicial de Amurrio (Álava), con casa en Llodio (Álava) y ramas en Astobiza (Concejo de Lezama, Álava), Basauri y San Vicente de Basualdo (en Vizcaya).

Una rama de Basauri se avecindó en Cantalapiedra (Salamanca), y otra de Basualdo pasó al valle de Somorrostro (Vizcaya).

Según Argote de Molina, el progenitor de este linaje fue un hijo de Fortún u Ortún Sanz de Salcedo (o Sánchez de Salcedo), quinto Señor de Salcedo y séptimo de Ayala, poderosas y nobilísimas casas del Señorío de Vizcaya.  

Pero como discrepan algunos prestigiosos historiadores y genealogistas al indicar los hijos que tuvo Fortún, es necesario que dediquemos algunas líneas a los antecedentes históricos que han servido de base para fijar el origen del apellido Perea.

Dicho Fortún u Ortún Sanz de Salcedo, quinto Señor de Salcedo y séptimo de Ayala, se halló con don Lope Díaz de Haro, Señor de Vizcaya, en la conquista de la ciudad de Baeza, día de San Andrés del año 1227. Casó con doña María Sanz de Mendoza, Señora de la villa de Quintanilla de San García, del partido judicial de Briviesca en la provincia de Burgos, hermana de don Pelayo Hurtado de Mendoza. Esa dama tuvo de su matrimonio con don Fortún un solo hijo, del que dio a luz en el citado pueblo de Quintanilla, muriendo a consecuencia del parto. El niño se salvó y fue llamado don San García, como su abuelo paterno don San García de Salcedo, Ricohombre de Castilla, y Señor de la casa de Ayala.

Así lo refiere Argote de Molina, y añade: "Don Ortún Sanz de Salcedo, su marido, nunca se quiso más casar. Y tuvo hijos principales en mujeres de linaje".

Pudiéramos interpretar que la firme decisión de don Fortún, de no volver a contraer matrimonio, había sido a consecuencia del dolor que le produjo la prematura muerte de su esposa, merecedora, por lo mucho que le había amado, de que ninguna otra mujer legítima le sustituyese en su hogar. Pero Lope García de Salazar, en sus "Bienandanzas y Fortunas", destruye esa piadosa interpretación con lo que constituye el reverso de tal medalla, puesto que no fue la prematura muerte de la amante esposa lo que truncó el matrimonio, sino su infidelidad y traición, llevadas hasta el punto del más profundo desengaño, y doloroso escarmiento para el esposo. He aquí lo que, refiriéndose a ese matrimonio, escribió Lope García de Salazar, enjuiciando cruda y descarnadamente la censurable conducta de doña. María Sanz de Mendoza: "En seyendo el en Corte, e fincado ella preñada, metiole el diablo en las orejas la fama de un caballero Portugues que vino a Castilla a faser armas, que era mucho lozano e hermoso, el fasedor de todas cosas.

E tornando todo su arreo, fuese a lo buscar desiendo que iba buscar a su marido. E llegada en Quintanilla parió un fijo en Quintanilla de San García, e mandolo tornar a la tierra de Ayala, e que le llamasen Sancho García, como a su abuelo, e por esto llamaron aquel lugar de Santgarcáa. E fuese aquella mala mujer a buscar a aquel caballero. E como la el viese tan lozansa y fermosa, fuese con ella a Portugal, ca en su tiempo no habia en el Reyno otra más opuesta. E D. Furtado Sánchez nunca quiso más casar, e tomo mancebas de linaje e fizo fijos bastardos".

Queda, pues, bien sentado con los testimonios de Lope García de Salazar y de Gonzalo Argote de Molina, que el quinto Señor de Salcedo y séptimo de Ayala no contrajo nuevas nupcias; que su único hijo y sucesor legítimo fue don San García, heredero de la casa de Ayala y octavo Señor de ella, y que tuvo, en cambio, varios hijos naturales en mujeres de linaje. Estos hijos fueron los siguientes, sin que podamos afirmar que nacieran por el orden con que los enunciamos: (I) Sancho Ortiz Marroquín de Montehermoso, sexto Señor de Salcedo. (II) Fortún Ortiz Calderón de Nograro, Señor del castillo de Nograro en Valdegovia, Ricohombre de Castilla, heredado en Sevilla por el Rey don Alfonso X "el Sabio", en 1253.   (III) Lope Sánchez de Gordejuela, gemelo del anterior, según la "Crónica de las Siete Casas de Vizcaya y de Castilla", Señor del solar de Gordejuela. (IV) Pedro Ospina de Mariaca, llamado también Fortún, Señor de la casa de Mariaca, y (V) Juan o Rodrigo Ortiz de Zárate, Señor del solar de Zárate.

Ésta es la relación de los hijos naturales de don Fortún Sanz de Salcedo, quinto Señor de Salcedo y séptimo de Ayala, que encontramos más repetida, y en la que, como se ve, no figura el hijo de dicho caballero considerando como el fundador del linaje Perea. Pero Lope García de Salazar, en sus "Bienandanzas e Fortunas", añade a esos hijos de don Fortun "una fija que casó con D. Galindo de Retuerto e otros fijos e fijas". Siendo Argote de Molina el que nos descubre, en su "Nobleza de Andalucía", que el quinto Señor de Salcedo y séptimo de Ayala "tuvo así mismo otro hijo que fue Lope Sánchez de Perea, de quien vienen los linajes de Perea". No se detienen otros autores en la combinación de ese dato. Algunos lo recogen y dicen que el citado Lope fue Señor de Perea, pero sin aportar más noticia sobre ese señorío.

Caballeros de este linaje efectuaron pruebas de hidalguía en Bilbao (dos en 1654, sellados en pública forma), ante la Real Chancillería de Valladolid (1774, dos en 1784, y en 1799).

Litigaron su nobleza para ingresar como caballeros en los Ordenes de Santiago, en 1688, 1717, 1742 y 1755, de Calatrava en 1678, y en la de San Juan de Jerusalén en 1579.

en los Ordenes de Santiago, en 1688, 1717, 1742 y 1755, de Calatrava en 1678, y en la de San Juan de Jerusalén en 1579.

 

Bibliografía y Documentación

G. Boluda del Toro, Apuntes para la Historia de Mula, Libro II, Familias de Mula, Manuscrito, Mula, 1903, pp 375- 405.

Discurso Históricos de la muy noble y muy leal, Ciudad de Murcia, por el Licenciado Francisco Cáscales. 1ª Edición, Murcia, Luis Berós, año 1621. Edición de la Academia Alfonso X el Sabio Murcia. 4ª Edición Murcia, Sucesores de Nogués, año 1980. Corregida por el profesor extinto Miguel Rodríguez Llopis, pupilo bajo la dirección del profesor emérito Universidad de Murcia, Dr. Juan Torres Fontes

F.cascales, Discursos Históricos de Murcia y su reino, 4º edición, reproducción en offset de la edición en Murcia, 1775, Murcia, 1980, pp. 527-528, escudo 8.

A Sánchez Maurandi, Historia de Mula, Murcia, 1955, Tomo IV, pp. 442-443.

Rebuscos y documentos sobre la Historia de Cartagena, Cenhegí, Mula y Murcia. , autor Andrés Baquero Almansa. Manuscrito inédito de 1750,p51

Juan González Castaño-Rafael González Fernández, Mula Repertorio Heráldico, p 432.

Boletín del Museo Bellas artes

La revista de genealogía, Nobleza y Arnas, 1972 Madrid.

Wikipedia.

y algunas fuentes más.

 

Para Mahulalarica.net por  Ángel García.

Última actualización 17/09/22.