<link href="https://fonts.googleapis.com/css?family=Roboto:400,400italic,300,300italic,700,700italic" rel="stylesheet" type="text/css"/>
20
Jue, Jun
5 Nuevo Articulo

Juan Ortega y Rubio Hijo Predilecto de la Ciudad de Mula

Tipografía
  • Mas pequeño Pequeño Medio Grande Super Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

 

 

Juan Ortega y Rubio nace en la Puebla de Mula (Murcia) el 6.2.1845 y fallece en Madrid, 28.3.1921

Hijo de Juan Ortega del Toro labrador de Yechar y Joaquina Rubio López de La Puebla de Mula, Juan ortega y rubio nace el día 6 de febrero de 1845, tubo como hermanos a Francisco, Juana y Diego, el padre casa de segundas nupcias con Carmen de Lara Hidalgo el día 28 de mayo de 1858 , que tienen como hijos Josefa, Juan P, Nicolas, Gines, José M, Antonio José A, Águeda y Joaquín.

Juan Ortega y Rubio casa en Valladolid el 4 de febrero de 1878 con Dª Brígida Pérez Pereda y de este matrimonio nacieron, David, Julio, Felisa, Alberto, Angel.

  Algunos estudiosos sobre su figura afirman que Ortega y Rubio era oriundo de La Puebla de Mula, en base a su partida bautismal, el profesor y catedrático don Pedro Ortega, así como como el cronista oficial de la ciudad de Mula y presidente de la Real Academia de Alfonso X el Sabio, don Juan González, coinciden en afirmar que su nacimiento en La Puebla fue algo circunstancial y casual, dado que su madre se refugió para el alumbramiento en casa de su madre, que en ese momento estaba ubicada en dicha pedanía muleña.

Dicho esto, la realidad es que puede confirmarse sin ningún tipo de duda que Ortega y Rubio se afincó en Yéchar desde prácticamente su nacimiento hasta que, ya adolescente, partió hacia Murcia, y de ahí a la capital española, para comenzar su formación en el Instituto de San Isidro de Madrid. La casa donde vivió en Yéchar, y a la que acudía en periodos vacacionales ya en época adulta (no con la regularidad que a él le hubiera gustado, como así manifestó en varias ocasiones), sigue encontrándose en pie a la entrada de esta población, conocida popularmente como “la casa de la balsa”.

Tras hacer sus primeros estudios en la capital municipal de Mula, ingresó en el Seminario de San Fulgencio de Murcia. Aunque la intención no fuera la de realizar enteramente estudios eclesiásticos, era usual, en la época, que el seminario resultara una primera etapa en la formación académica, sobre todo si existían intenciones de hacer estudios superiores.

Tras su etapa por el Seminario Diocesano se trasladó a Madrid para ingresar en el Instituto de San Isidro, donde se graduó como Bachiller en Artes en el año 1866. Su formación secundaria y universitaria se había desarrollado en la capital de España, muy influido por los agitados años del Sexenio Revolucionario. Obtuvo el grado de doctor en Filosofía y Letras en 1871. Antes de hacer oposiciones a una Cátedra de instituto de enseñanza secundaria, Juan Ortega fue nombrado auxiliar de la Cátedra de Historia Crítica de España en la Universidad Central por espacio de dos años, contando entre sus alumnos a Marcelino Menéndez Pelayo y a Leopoldo Alas Clarín.

En 1874 ganó una Cátedra de Psicología de instituto, junto con otros futuros ilustres de la enseñanza institucionista de ese final de siglo: Macías Picavea, Burrieza Bratos o Hermenegildo Giner de los Ríos. A Ortega y Rubio le correspondió el Instituto de Guipúzcoa, en 1876, fue nombrado catedrático de Historia Universal en la Universidad de Valladolid, donde permaneció casi veinte años.

Allí consolidó no solamente su carrera como historiador a través de la publicación de algunas de sus mejores obras, sino que se presentó como un profesor renovador que se enfrentaba con los poderes establecidos, entre los que se hallaban los eclesiásticos. En 1895 fue trasladado como catedrático a la Universidad Central de Madrid.

Fue académico correspondiente de la Real Academia de la Historia (desde 1877) y académico de número de la de Bellas Artes de Valladolid, y tuvo numerosas participaciones en la prensa. Como universitario, a pesar de ser catedrático, continuó sus estudios y se licenció en la Facultad de Derecho. Su ámbito de dedicación docente no fue únicamente la historia de España sino también la universal, destacando muy especialmente como catedrático en su labor de investigación y publicación.

Para ello, contaba en Valladolid con la infraestructura de la imprenta de Hijos de Rodríguez, una de las más importantes de la ciudad y a cuyo propietario le unía una gran amistad.

En 1881, dio a la imprenta la segunda síntesis de la Historia de Valladolid que había sido publicada después de la de Matías Sangrador, aunque seis años después editaba el texto inédito de la primera de ellas, la escrita en el siglo XVII por Juan Antolínez de Burgos.

Hasta llegar a las prensas, había comparado diversas copias manuscritas. En la de su autoría, Ortega y Rubio no descontextualizaba la historia de la ciudad con la general de España, dando con ello una visión científica a su aportación intelectual, mucho más que una recopilación erudita. No fueron éstas las únicas páginas escritas por Ortega y Rubio en referencia a su primera ciudad de adopción.

Presentó algunas obras de carácter biográfico, como Pequeños Bocetos o Vallisoletanos Ilustres, junto con Las Comunidades de Castilla, y otras de carácter docente, como Compendio de Historia Universal o Historia de España, con distintas ediciones hasta el siglo XX.

En 1883 se trasladó a Madrid, donde ejerció como catedrático hasta 1918. Además de su labor académica se ocupó de la redacción de la Revista Contemporánea, siendo director de la misma desde 1901, una publicación donde a veces escribía con el seudónimo de Pedro Ansurez.

En ocho volúmenes publicó en Madrid (entre 1908 y 1910) una Historia de España, presentándose como un especialista en el período de la regencia de María Cristina de Habsburgo. Aportó, además, una obra de gran interés para recorrer estas tierras: Los pueblos de la provincia de Valladolid, continuando después este mismo esquema con los de la provincia de Madrid, cuando fue trasladado a la Universidad Central. También dirigió traducciones de distintas lenguas de obras como la Historia de Holanda de James Edwin Thorold Rogers o la Historia de los Godos de Enrique Bradley, continuada después por Ortega y Rubio en Los visigodos en España.

 

El Ayuntamiento de Mula lo nombró “Hijo Predilecto” de Mula y en 1919, dos años antes de su fallecimiento, su pueblo le honró dedicándole la calle principal de la ciudad en ese momento, conocida popularmente como “calle Boticas”, denominándose desde entonces como calle de “Juan Ortega y Rubio”.

En la actualidad, puede encontrarse la placa original con su nombre en la fachada de la conocida “Casa de los Coy”.

Un Instituto de Secundaria y Bachillerato de la ciudad de Mula también lleva su nombre, así como el centro educativo de Infantil y Primaria de La Puebla de Mula. Yéchar designó una de sus principales calles con el nombre de quien fue su vecino.

Don Juan Ortega y Rubio pertenece a lo que Laín Entralgo definió como la «Generación de Sabios», esa misma generación a la que también pertenecieron, entre otros, don Marcelino Menéndez Pelayo o don Santiago Ramón y Cajal y que fueron el punto de partida de la que luego se conocería como la “Edad de Plata” de la cultura española.

 

Obras

Compendio de Historia Universal, Valladolid, Imprenta y Librería de Hijos de Rodríguez, 1878

Las Comunidades de Castilla, Valladolid, 1879

Estudios de filosofía de la historia, Madrid, Imprenta de Gregorio Hernando, 1880

Historia de Valladolid, Valladolid, Imprenta Hijos de Rodríguez, 1881 (ed. facs., Valladolid, Grupo Pinciano, 1991)

Leibniz, su sistema filosófico (discurso de inauguración del curso 1882- 1883 de la Universidad de Valladolid), Valladolid, Imprenta L. Garrido, 1882

Ensayos literarios, Valladolid, Imprenta Hijos de J. Pastor, 1883

Noticias de Casos Particulares ocurridos en la ciudad de Valladolid, año 1808 y siguientes, Valladolid, Imprenta Hijos de Rodríguez, 1886

Discursos académicos, Valladolid, Imprenta Hijos de Rodríguez, 1887

Investigaciones acerca de la Historia de Valladolid, Valladolid, Imprenta Hijos de Rodríguez, 1887

J. Antolínez de Burgos, Historia de Valladolid, corr., notas y adiciones de ~, Valladolid, Imprenta Hijos de Rodríguez, 1887

Documentos curiosos acerca de Valladolid y su provincia, Valladolid, Imprenta Hijos de Rodríguez, 1888

Cervantes en Valladolid, Valladolid, Imprenta Hijos de Rodríguez, 1888

Compendio de Historia de España, Madrid, 1889

Pequeños Bocetos, Valladolid, 1891

Vallisoletanos Ilustres, Valladolid, Imprenta y Librería Heliografía y Taller de Grabados de Luis N. Gaviria, 1893

Los pueblos de la provincia de Valladolid, Valladolid, Imprenta Hospicio Provincial, 1895 (ed. facs., Valladolid, Grupo Pinciano, 1979)

Los visigodos en España, Madrid, Hijos de M. G. Hernández, 1903

Apuntes de Historia de la Civilización de los judíos y musulmanes, tomado de las explicaciones del catedrático [...], Madrid, 1904

Historia de la regencia de María Cristina Habsburgo-Lorena, Madrid, Felipe González Rojas, 1905-1906

Historia de España, Madrid, Bailly-Baillière, 1908-1910

Historia de América: desde sus tiempos más remotos hasta nuestros días, Madrid, Sucesores de Hernando, 1917

Historia de Madrid y de los pueblos de su provincia, Madrid, Imprenta Municipal, 1921.

 

Fuentes y Bibliografía

C. Almuiña Fernández, “Evolución de la historiografía vallisoletana”, en Historia de Valladolid, I, Prehistoria y Edad Antigua, Valladolid, Ateneo, 1977, págs. 11-22.

“Prólogo”, en Los Pueblos de la Provincia de Valladolid (ed. facs.), Valladolid, Grupo Pinciano, 1979, págs. V-XVI.

"Historiadores clásicos”, en Vallisoletanos: semblanzas biográficas, t. III, Valladolid, Caja de Ahorros Popular de Valladolid, 1984, págs. 225-252 (n.º 27).

Concejal de Cultura y Patrimonio Histórico de Mula / Diego Boluda.

 Javier Burrieza Sánchez.

Wikipedia.

Antonio Sánchez Maurandi Familias de Mula ,Serie II, tomo XL Pp 1.235-37.

 

Creado para Mahulalarica.net por Angel Garcia

Ultima actualización

19/4/23