<link href="https://fonts.googleapis.com/css?family=Roboto:400,400italic,300,300italic,700,700italic" rel="stylesheet" type="text/css"/>
22
Jue, Feb
4 Nuevo Articulo

El Museo de Arte Ibérico del Cigarralejo de Mula estrena nuevas salas dedicadas al Santuario.

Tipografía
  • Mas pequeño Pequeño Medio Grande Super Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
 
El centro, que en mayo cumplirá 30 años de su apertura, dispondrá a partir de ahora de una exposición permanente que pone al servicio de la ciudadanía un elemento fundamental de la cultura ibérica
El Museo de Arte Ibérico del Cigarralejo de Mula inaugura el próximo miércoles, 29 de marzo, cinco nuevas salas dedicadas al Santuario, que se convertirán en un nuevo espacio de la exposición permanente en la planta baja del museo. De esta forma, la musealización de esta importante colección pone al servicio de la ciudadanía un elemento fundamental de la cultura ibérica.
El próximo 11 de mayo se cumplirán 30 años de la apertura de esta infraestructura museística, donde se exhibe una magnífica representación de objetos seleccionados entre los 547 ajuares funerarios exhumados en la necrópolis del Cigarralejo de Mula, excavada por Emeterio Cuadrado Díaz entre 1948 y 1988. Los materiales de la necrópolis fueron cedidos al Ministerio de Cultura y Deporte en junio de 1986, con el fin de su custodia, exhibición, estudio, conservación y difusión.
El Cigarralejo, de titularidad estatal y gestión autonómica, se creó en el año 1989. Los ajuares documentados en la necrópolis son de una gran riqueza y variedad y están formados por útiles metálicos usados en las labores diarias, armamento, cerámicas a torno indígenas o importadas de distintos puntos del Mediterráneo y objetos de adorno que aproximan a la vida y muerte de los habitantes del poblado, asentado en la margen derecha del río Mula, entre los siglos IV-I a. C.
Al igual que la necrópolis, el Santuario de El Cigarralejo fue excavado por Emeterio Cuadrado, aunque los materiales que fueron recuperados en él, especialmente un conjunto de exvotos, permanecieron en manos de la familia Cuadrado Isasa hasta que en el año 2003 fueron cedidos a la Comunidad.
El director general de Patrimonio Cultural, Pablo Braquehais, considera “fundamental que en este museo, dedicado de manera monográfica a la cultura ibérica y uno de los pocos de esta naturaleza en la península Ibérica, se explicara la espiritualidad en el mundo ibérico, los lugares de culto, las divinidades a los que estaban dedicados los santuarios y, por último, las ofrendas o exvotos depositadas por los devotos”.
“La inauguración de estas salas ha sido fruto en gran medida del trabajo realizado por el Servicio de Museos y Exposiciones para lograr que se dedicara un espacio del museo a explicar el Santuario del Cigarralejo”, añadió.
Santuario único en el campo de la arqueología ibérica
El conjunto de exvotos de El Cigarralejo es excepcional ya que la mayoría de ellos representan caballos, algunos ricamente enjaezados, que ofrecen muchísima información sobre las creencias del hombre ibérico.
Además, hay pocos edificios de culto excavados con metodología científica, con lo que este santuario es único en el campo de la arqueología ibérica, constituyendo una peculiar muestra de esa religiosidad consagrada básicamente al culto al équido como especie indispensable en la vida cotidiana del íbero y como símbolo de poder y prestigio para su poseedor. Otro grupo de exvotos del santuario, menos numeroso, está formado por personajes masculinos y femeninos, así como miembros del cuerpo humano o pequeños objetos personales del fiel que acudió allí.
Las nuevas salas del Museo del Cigarralejo dedicadas al santuario que se inauguran, cuentan con una impactante museografía realizada por el estudio del arquitecto Ángel Rocamora y ejecutada por la empresa Patrimonio Inteligente, todo ello bajo la supervisión científica de la persona que durante treinta años ha estado a cargo de esta institución, la conservadora del Servicio de Museos y Exposiciones, Virginia Page del Pozo.