<link href="https://fonts.googleapis.com/css?family=Roboto:400,400italic,300,300italic,700,700italic" rel="stylesheet" type="text/css"/>
19
Vie, Abr
4 Nuevo Articulo

La cuenca del Segura ha entrado por primera vez en este año hidrológico en el nivel de alerta.

Tipografía
  • Mas pequeño Pequeño Medio Grande Super Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

 

 Según los indicadores de escasez que se aplican en el Plan especial de Sequía (PES) de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS). Fuentes del organismo de cuenca han precisado que esta alerta supone la puesta en marcha del contador para la declaración de sequía, aunque pueden garantizarse los riegos y los usos industriales hasta finales de septiembre, cuando acaba el año hidrológico.

Los embalses del Segura se encuentran al 26% de su capacidad, con unas reservas inferiores a los 300 hectómetros cúbicos, cuando hace un año alcanzaba los 413, que representaban el 36%.  

 

La DANAque ha cruzado la península el pasado fin de semana ha pasado de largo por la Región y apenas ha dejado algunas aportaciones en la cabecera de la del Segura, aunque ha aliviado algo la sequedad del suelo. La población albacetense de Riopar, en el río Mundo, ha recibido las lluvias más intensas y ha registrado 70,7 litros por metro cuadrado.

También destacan los 32,5 litros por metro cuadrado de las Cuestas del Cedacero, que se encuentra cerca de la costa, entre Cartagena y Mazarrón. 

«Dada su corta duración no se estima que pueda representar un incremento significativo de las aportaciones y volúmenes regulados, por lo que los usuarios de la cuenca deben continuar realizando un consumo ajustado para poder finalizar el año hidrológico con un volumen de reservas que permita atender las demandas a la espera de las lluvias que se prevén para el otoño», señala el organismo de cuenca.

Fuentes del CHS han precisado que, a pesar de haber entrado la cuenca en situación de alerta, los caudales disponibles permiten mantener la planificación de los riesgos para lo que queda del año hidrológico, que acaba el 30 de septiembre. 

 

Añaden que «los indicadores de sequía, exclusivamente ligados a las precipitaciones» pueden cambiar en cualquier momento, si llegan a producirse las precipitaciones previsibles al llegar al otoño. La Junta de Gobierno y la Comisión de Desembalse, que se reunirán en las próximas semanas, establecerán entonces las medidas a adoptar a partir de octubre.

 Mientras tanto, la CHS considera que la cuenca del Segura «sigue fuera de la situación de sequía prolongada, lo que de momento aleja la declaración de sequía extraordinaria».

La Confederación apunta que, «de mantenerse la contención de los consumos, puede garantizar el agua para el regadío y usos industriales hasta final de septiembre sin necesidad de aplicar restricciones, gracias a la gestión realizada por el organismo de cuenca». 

Por otra parte, «el abastecimiento humano en principio no debe verse afectado ni siquiera en los próximos meses del nuevo año hidrológico», dado que a las aportaciones del río Taibilla y del Trasvase la Mancomunidad puede sumar los caudales procedentes de las desaladoras.

Para la CHS lo primordial en este momento es que «será necesario continuar ajustando los consumos del regadío a los desembalses aprobados por la Comisión de Desembalse, a fin de garantizar el suministro en este año hidrológico para llegar a la finalización del mismo con un volumen adecuado de reservas». 

 Mientras no se produzcan nuevas precipitaciones que permitan elevar los niveles de los pantanos, el organismo de cuenca advierte de que «los índices de escasez del Segura se encuentran en nivel de alerta a fecha 1 de septiembre tras los datos recopilados». Este indicador refleja «la escasez del sistema global que incluye las aportaciones propias de la cuenca y las recibidas por el trasvase Tajo-Segura y está en 0,248 sobre 1. De forma individualizada, el Índice de escasez Sistema Cuenca está en 0,301 (prealerta) sobre 1. Por su parte, el Índice de escasez Sistema Trasvase está en 0,195 sobre 1 (alerta)».

No obstante, «la cuenca del Segura constata una situación de ausencia de sequía prolongada en referencia estrictamente a las lluvias registradas en toda la cuenca».

El presidente de la Junta Central de Usuarios del Segura, Isidoro Ruiz, considera que este tipo de alertas resultan contraproducentes en un momento de escasez, dado que no responden a cambio real en las condiciones de la cuenca. A su juicio, «cuando parece que va a faltar agua la gente riega más», lo que tiene un efecto negativo y puede inducir «a abusos». «Tenemos agua para regar hasta el 30 de septiembre», recuerda Isidoro Ruiz.

Molina de Segura recibirá la mayor parte de los casi tres millones y medio que el Ministerio para la Transición Ecológica destinados al programa de recuperación del bosque de ribera y eliminación de la especie invasora Arundo donax, las inevitables cañas, a ejecutar a través de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), según informó Efe.

El alcalde, José Ángel Alfonso, se ha congratulado porque «Molina de Segura recibirá una fuerte inversión estatal con el objetivo de desarrollar la restauración ambiental del tramo del río Segura que discurre por el municipio». El regidor explica que «la cantidad destinada a Molina es la mayor del proyecto global, que atiende el tramo del río Segura comprendido entre la Contraparada y el término municipal de Ceutí». De este tramo, 9,3 kilómetros son de Molina, 3,7 de Alguazas, 5,2 de Las Torres de Cotillas, 2 de Murcia y 0,8 de Lorquí.

Los trabajos de limpieza del cañaveral arrancarán en la zona próxima al Río Mula por el peligro más inmediato de posibles episodios de DANA. El programa ‘Recuperación del bosque de ribera y eliminación de la especie invasora Arundo donax en el río Segura’ tiene un coste total de 3.467.036,16 euros y contempla las tareas para la restauración ambiental del tramo propuesto mediante la eliminación del cañaveral y la regeneración del bosque de ribera. 

Fuente CHS